Archivo de la etiqueta: Mujeres escritoras

Los desacatos de la escritura. Para Nuvia Inés Estévez

(Tomado de: http://www.cubanartistsaroundworld.com/los-desacatos-la-escritura-nuvia-ines-estevez/)

Texto escrito por Danae C. Diéguez para la presentación del libro de poemas Las muñecas, las putas, las estatuas, de Nuvia Inés Estévez.

Hace poco descubrí un libro de poesía que fue, literalmente, una especie de mazazo para los sentidos. El libro Últimas piedras contra María Magdalena de Nuvia Estévez. Un libro manoseado y manchado, un libro que, según Nuvia, fue su desacato primero y consciente en la poesía. Es un libro escrito con visceralidad, con fuerza, con la alevosía de quien se sabe provoca y escandaliza. Son décimas llenas de rabia, décimas escritas para provocar a la décima. Son poemas libres, poemas de una mujer que decide hablar para gritar, para no callar su voz que viene de todas las provocaciones que su cuerpo le pide. Mientras leía me encantaba la idea de convertir la décima en ese terreno fértil para el erotismo femenino, para encontrar todas las desnudeces que la palabra permite dentro de esa rima a la que nos acostumbramos pero que ahora se vuelve pérfida, altanera, juguetona. Sigue leyendo

Palabras de presentación de Los cinco anillos de poder: Mártir, puta, bruja, santa y virgen.

Libro de la escritora: Silvia Mansilla Manrique

Por Danae C Diéguez

Texto Publicado en: http://www.cubanartistsaroundworld.com/palabras-presentacion-los-cinco-anillos-poder/

libros-copy

El libro,  la magia  y yo…  

Estaba segura, pero después de esa llamada que me hicieron hace unos días, estoy convencida: la magia existe. Me llama Yenlys Artiles –con quien hablo pocas veces– y me dice que una amiga quiere yo presente un libro, de ahí a la amiga –Yovana-  y de ahí al libro, de ahí a saber de qué iba y de ahí a conectarme, casi contra reloj con la lectura. Pero… ¿por qué la magia existe? O por qué ahora estoy convencida: bueno, porque soy una mujer feminista medio esotérica, mis amigas y yo nos llamamos brujas y porque además, soy o he sido: santa, virgen, puta y mártir y más… loca, no la del ático, pero loca, y lo digo consciente de lo que soy en este cuerpo físico y en mi cuerpo astral y con todas mis vidas a cuestas. Sigue leyendo